En este momento estás viendo OTRA VIDA PERDIDA A CAUSA DE LA POLÍTICA FRONTERIZA EUROPEA

OTRA VIDA PERDIDA A CAUSA DE LA POLÍTICA FRONTERIZA EUROPEA

  • Categoría de la entrada:Blog
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

By Leandro Navarro

Lamentamos enormemente comunicar la muerte de Ijaz, que murió hace pocas semanas con tan solo 24 años. Sus amigos nos piden que amplifiquemos sus voces y que contemos su historia, basándonos en el testimonio de las personas que fueron con él al “ game”. “El Game” (o “el Juego”) es el término que usan las personas en tránsito para referirse al intento de alcanzar un país en Europa cruzando bosques y ríos, algo que deben hacer debido a la falta de vías seguras y legales. 

Escena de un video grabado por amigos de Ijaz.

Tal y como nos contaron sus amigos cuando nos encontramos con ellos después del triste incidente, el pasado 22 de diciembre, Ijaz y cuatro amigos dejan Bihac y empiezan a caminar hacia Italia. Tienen por delante 25 días de camino. Llevan mochilas pesadas, de entre 20 y 25 kilos, con comida, agua y todo lo que necesitan para mantenerse fuera de la vista de las autoridades, ya que tienen miedo a ser devueltos en caliente ilegalmente sin que se respete su derecho a solicitar asilo en el país. Duermen a la intemperie, sobre la nieve. Temen que sus huellas en la nieve les delate. 

Tras 7 días caminando, el grupo se encuentra con un río. Al principio no parece demasiado peligroso, la corriente no es muy fuerte y deben seguir adelante, así que deciden cruzar el río a nado. Ijaz es el último en hacerlo. Sus amigos le esperan en el otro lado. El agua está extremadamente fría y se le paralizan los músculos. Se agarra a una rama, pero esta se rompe. Se hunde en el agua helada y se ahoga. En estado de shock, los amigos lo buscan durante horas. El margen del río está inundado y hace muy difícil explorar el terreno. Exhaustos, los amigos de Ijaz corren hasta la carretera más cercana y gritan por ayuda. No se para ningún coche, así que deciden ir al pueblo más cercano. 

Uno de los vecinos les ayuda, y llama a la policía. Tras escuchar el testimonio, los agentes empiezan a reírse. Les acusan de mentir e inmediatamente les devuelven en caliente, ilegalmente. Desesperados, los amigos de Ijaz piden a la policía que busque su cuerpo. 

Han pasado ya 27 días y todavía no se ha encontrado el cuerpo de Ijaz. 

Por ello, alzamos nuestras voces para denunciar la muerte de un joven que sufrió la peor de las consecuencias de la falta de rutas seguras para migrar a la Unión Europea. Descansa en paz, Ijaz.